Donde la música se escucha, se lee y se ve. Bienvenido a Boombox.

“Un sábado para el recuerdo en el Medusa”

El segundo y más esperado día para muchos fue el mejor del fin de semana y unos de esos días que tardan mucho en olvidarse.

Segundo día de festival y tocaba ‘madrugar’ otra vez para disfrutar del set de uno de los artistas del momento, Timmy Trumpet. EL sol apretaba en Cullera pero eso no fue un impedimento para que miles de personas disfrutar del set más espectacular del día, y seguramente del fin de semana. El australiano contagió su energía a los meduseros, que disfrutaron de sus ‘live’ con la trompeta y los temas que han hecho que el DJ sea uno de los artistas imprescindibles en cualquier festival. 

Por segundo día consecutivo la escena urban estaría presente en el Beach Club hasta media noche, dando paso así al take over del sello Protocol. De esta primera parte cabe destacar la actuación de uno de los artistas revelación, Beret. El andaluz consiguió llenar un Live Stage que cantó al unísono sus temas ‘Lo siento’ o ‘Vuelve’ ente otros.

A media mañana nos enterábamos de la noticia de que Gareth Emery no podría actuar por motivos médicos y su actuación sería remplazada por los sets de Stadiumx y Deniz Koyu, que llevaron al mainstage los mejores sonidos del progressive house. Fueron dos sets breves, de 45 minutos cada uno, pero que estuvieron llenos de todos los temas que les han llevado a ser dos de los artistas más importantes del sello de Nicky Romero. 

El reloj marcaba ya la media noche y se hizo la noche en Cullera con un mainstage apagado y preparado para uno de los momentos más especiales del festival, su opening ceremony. Una sincronización perfecta de luces, efectos especiales, visuales y música dejaba boquiabierto a un mainstage repleto que grababa el espectáculo. La nota negativa fue la falta de pirotécnica, que pese a estar preparada, no pudo ser lanzada por la alerta roja y el alto riesgo de incendio que esta suponía.

El listón estaba muy alto y el miedo a bajarlo podría haber contagiado a cualquier artista pero que Vini Vici pincharan justo después de esta ceremonia no era casualidad. El dúo israelí, esta vez representado por Aviram Saharai nos deleitó con un set de una hora en el que el PSY Trance fue el principal protagonista. Fue con sus temas con artistas como Armin Van Buuren o la reciente colaboración cuando el set entro en su máximo apogeo con un público totalmente entregado. 

Tras el PSY Trance era el turno de un estilo poco común en el mainstage de un gran festival, el bass. De la mano de Cesqeaux llegó, al menos para nosotros, el mejor set del festival, o al menos el que más disfrutamos. Fue un set de una hora pero que no nos dejó ni un solo segundo de descanso. El francés reventó a un mainstage más vacío que de costumbre a base de bass, tras, dubstep y hasta hardstyle dejándole el listón muy alto al gran protagonista de la noche.

Corrían ya las 02:30 de la madrugada y el mainstage, ya lleno, esperaba al segundo headliner, el sueco y componente del trío Swedish House Mafia, Sebastián Ingrosso. Para nosotros, pese a no esperar mucho, fue el set más flojo del festival. El sueco pasó sin pena ni gloria por el mainstage de Cullera en el que vivió del pasado y de los temas de Swedish House Mafia o las canciones en solitario de sus compañeros de grupo Axwell y Steve Angello. Con un set sin riesgo ninguno el sueco fue a lo fácil con estos temas ya mencionados con los que se aseguraba el aplauso fácil de los más melancólicos. 

Tras la gran decepción sueca, era el turno de uno de los DJs más polémicos y extravagantes de la música electrónica. Tras su viral intro en Tomorrowland apenas unos días antes y su espectáculos tras los platos, el sueco llegaba a Medusa con una gran expectación, aunque no musical. El set comenzaba con una intro que se proyectaba en las pantallas del mainstage. Tras ella aparecía, como no podía ser de otra forma, Salvatore Ganacci, eso si, haciendo el pino y preparando al público para lo que se venía. Musicalmente hablando fue un set muy completo con ritmos y géneros muy variados, entre los que introdujo los ya esperados Gags para interactuar con un público totalemente entregado.

Por segundo día consecutivo, y un detalle que se repite cada vez más en los festivales de nuestro país, el cierre del mainstage seria a 150 BPMs. El hardstyle se adueñaba una vez más del closing set del ‘Queen’s Castle’ de la mano del dúo Sub Zero Project. Fueron muchos los que no se quisieron perder este set pese a la larga jornada que llevaban encima y, estoy seguro, que no se arrepintieron porque los holandeses dieron una clase de hardstyle demostrando porque son uno de los artistas referentes del sello Q-Dance. Con una de sus colaboraciones con Headhunterz cerraron un mainstage ya más vacío pero que despidieron al dúo con una gran ovación. 

Por último, y como ya viene siendo costumbre en el festival valenciano, la jornada todavía nos depararía un set mas, el closing set del Resonance Stage de Joseph Capriati. El italiano congregó a miles de personas, que abarrotaron el escenario techo para poner punto y final a uno de los mejores días que se recuerdan en Cullera.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *